La policía investiga los hábitos de apuestas de Stephen Paddock para descifrar su personalidad

El asesino gustaba del póker, pero prefería la versión más solitaria del juego. El hotel compensaba sus grandes gastos con viajes en limusina, cenas de mil dólares y habitaciones gratis

Los esfuerzos de las autoridades por trazar el perfil psicológico de Stephen Paddock, autor de la masacre en Las Vegas, tiene una de sus líneas de investigación más fuertes en la pasión que tenía el estadounidense por las apuestas, un hábito que puede arrojar varias luces sobre su personalidad.

“Era un tipo privado. Es por eso que no pueden encontrar nada acerca de él”, declaró su hermano Eric Paddock desde su casa en Florida. En cuanto a qué desató la masacre, opinó: “Ocurrió algo que lo impulsó al foso del infierno”.

Sin embargo, el pariente también apuntó a su afición por los casinos como uno de sus rasgos principales. “Era un apostador significativo. Era como un trabajo para él”, señaló.

Así, la masacre ha llevado la atención al mundo de las apuestas y el lujo en Las Vegas, cuyos protagonistas reciben múltiples beneficios de las empresas para que continúen en su espiral, muchas veces adictiva.

Qué juego usaba y con qué estrategia

El juego que solía elegir era el póker en video, una versión totalemente solitaria: ningún crupier reparte las cartas y no hay otras personas contra quiénes jugar.

Estas máquinas, similares a las tragamonedas, son cada vez más comunes en Nevada, donde se puede jugar apostando a partir de USD 0,25. No obstante, Paddock prefería las versiones más exclusivas, ubicadas en áreas menos concurridas, alejadas de los salones comunes, donde podía apostar cantidades muchos mayores con una estrategia que le daba buenos réditos y minimizaba sus pérdidas.

Según explicó Michael Shackleford, especialista en el sector, Paddock era del tipo de jugador “premium mass”, que aprovecha un alto entendimiento del juego para apostar grandes cantidades cuando tiene una minúscula ventaja matemática.

Estos jugadores prestan atención a las probabilidades de las cartas, pero necesitan mucho dinero para continuar apostando durante las rachas negativas, durante las que pueden llegar a perder cantidades exorbitantes.

“Las Vegas está llena de gente que básicamente apuesta gratis. Creo que el tirador es una de estas personas que vivía del sistema, teniendo vacaciones gratis”, señaló Shackleford. El especialista explicó que los casinos permiten a estos jugadores porque son compensados con una mayor cantidad de apostadores “malos” que pierden aún más dinero, y así “subsidian” a los conocedores.

La personalidad de estos jugadores

A pesar de saber que pueden llegar a tener las probabilidades a su favor, los jugadores que aplican estos esquemas sufren altos niveles de estrés. Se estima que podía apostar unos 10 mil dólares por día.

No obstante, si es que eso representa una cantidad menor en comparación a sus ingresos, podría no haber sido de importancia para Paddock. “Es posible que le moleste perder o ganar. Probablemente tenía nervios de acero y era una persona difícil de mover emocionalmente”, explicó.

Funcionarios del sector del juego en Nevada indicaron que analizan tomar medidas para reforzar la supervisión sobre este tipo de patrones de juego y para que las empresas reporten las transacciones de Paddock superiores a los 10 mil dólares.

Beneficios del hotel

Son múltiples los beneficios que ofrecen a los grandes apostadores los casinos y hoteles, que quieren mantener su lealtad y recibir su dinero.

Mandalay Bay, Las Vegas

Paddock usaba la tarjeta de premios de su pareja, Marilou Danley, y por eso su nombre fue uno de los primeros en surgir en la investigación policial. El sujeto se alojó en la suite del piso 32, con un precio de 500 dólares por noche, totalmente gratis, como parte de los obsequios del Mandalay Bay.

Los programas mediante los cuales los clientes acumulan puntos con sus apuestas ofrecen traslados en limusina, atención prioritaria, cenas de hasta USD 1.000 dólares y cabañas exclusivas cerca de la piscina.

La trágica masacre ha levantado críticas contra este tipo de beneficios. Si bien no está determinada la existencia de un vínculo entre una adicción de las apuestas con un impulso asesino en el caso de Paddock, creció el rechazo a los programas que impulsan a los clientes a seguir apostando aun cuando han perdido miles de dólares. (INFOBAE)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*